En esta entrada te voy a dar mi opinión sobre por qué el hecho de tener más no es determinante a la hora de encontrar la felicidad. Y por lo tanto, por qué gastar más no te hace más feliz. Y es que cada vez estoy más de acuerdo con la siguiente frase:

«No es más feliz quien más tiene, sino el que menos necesita.»

¿Por qué gastar más no te hace más feliz?

No son pocos los que piensan que cuanto más se tiene, más feliz se llega a ser. Yo pienso que esto no se cumple, pues depende más de la persona y de qué es lo que necesita para ser feliz. Esto se debe a que muchas veces se asocia lo caro con lo bueno, pero se deja de lado la felicidad que genera en las personas independientemente del precio.

Se suele sobreentender que:

  • Es mejor ir a un restaurante con dos estrellas Michelin que un restaurante de barrio.
  • Es mejor viajar a un país exótico y lejano, que visitar tu propio país.
  • Es mejor la ropa cara que la ropa barata.

Coincidirás conmigo en que lo que se supone que es «mejor» es más caro. Yo considero que pensar así es un error, porque no depende directamente del dinero, sino de lo que supone emocionalmente para cada persona realizar cualquiera de estas actividades.

Además hay que tener en cuenta que no todo el mundo valora las cosas de la misma manera. Por ejemplo, un apasionado de la moda puede tener un súper subidón al comprarse la última chaqueta de su tienda favorita porque le encante el diseño. Pero para alguien que no conozca la tienda y prefiera la comodidad o resistencia al diseño, es probable que no dé tanta importancia a esa chaqueta como se la da el apasionado de la moda.

Y lo mismo pasa son los hobbies. Yo creo que una persona que juegue al golf no tiene por qué ser más feliz que una persona que salga en bici o haga senderismo. Depende de la persona.

Supongamos que la felicidad se puede medir y la medimos del 0 al 100. Siendo 0 el nivel mínimo y por lo tanto muy infeliz y el 100 el nivel máximo de felicidad.

Supongamos también lo siguiente.

Para una persona A, jugar al golf le genera una felicidad del 80. Un kit de palos de golf vale 1200€ aprox. No os voy a engañar, no tengo ni idea de golf, he buscado el precio en esta web, que acabo de encontrar.

Para una persona B, salir a correr le genera una felicidad de 85. Unas zapatillas para empezar a correr, que sean decentes te pueden salir por 60-70€.

  • Persona A – El del golf 80% 80%
  • Persona B – El que corre 85% 85%

Como ves, el hecho de que jugar al golf sea más caro no implica más felicidad. Puede reflejar más estatus, hacerte sentir mejor, etc. pero no más felicidad. Y ya puestos, más estatus tampoco, puesto que esto es algo subjetivo, ya que depende de quién esté haciendo la valoración.

Lo mismo pasa con la comida. Habrá quien disfrute comiendo en restaurantes con estrellas Michelin, y habrá quien disfrute más comiéndose un cocido en cualquier restaurante de pueblo. No digo que uno tenga más calidad o que esté mejor o peor hecho, no. Lo que digo es que todo es relativo y va en función de gustos.
Pasa mucho también con el vino. Hay quien necesita un vino de 20€ la botella para aceptar un vino, mientras que otra persona que no entienda de vinos, no sólo le sirva con uno de 5€ sino que lo mismo no nota la diferencia entre uno y otro.

Ante este caso, si no notas la diferencia entre vinos, ¿para qué vas a comprar uno de 20€?

Tampoco estoy diciendo que esté mal comprar un vino de 20€, yo no soy quién para juzgar eso… Si eres un amante del vino y es uno de tus mayores placeres adelante. Lo que quiero decir es que no lo hagas por aparentar o para creer que tienes más estatus. Lo único que conseguirás es tirar el dinero. Exactamente, si te compras una botella de 20€ cuando no notas la diferencia de una de 5€ estás tirando los 15€ de diferencia. ¿No te vale más la pena, comprarte la de 5€ y los 15€ gastártelos en algo que te haga más feliz? Incluso puedes guardarlos para sumarlos a la compra de palos de golf si es lo que te gusta de verdad.

Últimamente por Twitter parece que hay una guerra entre la comunidad inversora. Si hace unos meses estaba en todas partes el término «lonchafinismo«, ahora parece que está de moda despreciar el dinero, el decir: 

«Hago esta mierda, que sé que es tirar el dinero, sabiendo que puedo guardarlo, porque puedo.»

La verdad es que me parece una manera muy absurda de tirar dinero y que a día de hoy no entiendo en qué beneficia a alguien más allá de conseguir seguidores y hacerse un poco el «guay«. Pero por otra parte lo pienso y… ¿por qué alguien seguiría al «gurú financiero» de turno al cual no le importa desperdiciar el dinero? Tampoco lo entiendo.

En fin… Volviendo al tema principal de esta entrada, creo que todo en cuanto a lo que se necesita para ser feliz es relativo y cada persona es un mundo. Hay personas con sueldos millonarios que aún así no son felices, por ejemplo actores, cantantes, deportistas, etc.

escalera-felicidad-estatus-envidia

Lo veo como una escalera en la que el que está en el peldaño superior tiene mayores ingresos y desde nuestro peldaño nos vemos superiores a los de abajo y envidiamos a los de arriba, porque creemos que son más felices por el hecho de tener mayores ingresos. Mi opinión es que este paradigma no es correcto. Es cierto que los ingresos se pueden medir, pero la felicidad no. Si la felicidad se pudiera medir, estoy completamente seguro de que a partir de ciertos ingresos (la falta de ingresos causa problemas y por lo tanto infelicidad), si colocásemos toda esa escalera en función de la felicidad que sienten, el orden no tendría ninguna relación en cuanto a la cantidad de ingresos que tiene cada uno.

No sé si he sabido expresar bien mi opinión, soy novato en esto también. Cualquier duda o tema a comentar, no dudes en escribir. Esto es una opinión personal y por lo tanto está abierta a debate.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This