Si has llegado hasta aquí es muy probable que no sepas qué son los gastos hormiga, y la verdad es que me alegra que estés leyendo esto, pues quiero advertirte de lo peligroso que es no detectarlos.

Los gastos hormiga son todos aquellos pequeños gastos recurrentes que parecen inevitables y que al ser de importes pequeños creemos que no afectan a nuestros bolsillos. Por este motivo no nos privamos de ellos ni tratamos de evitarlos.

La parte mala de este tipo de gastos es que tienden a descontrolarse y a suponer un gran problema financiero tanto si lo que quieres es llegar a fin de mes, ahorrar o invertir. Al final, el problema se reduce en que a final de mes tienes menos dinero del que crees que deberías tener.

Veamos algunos ejemplos.

Ejemplos de gastos hormiga

Con los gastos hormiga pasa algo curioso, y es que para personas distintas, el mismo gasto puede ser un gasto hormiga o un gasto primario o secundario. Es por eso que cuesta un poco ver de qué tipo son y hay que autoevaluarse un poco para ver cuánta necesidad tenemos de incurrir en este u otro gasto. Me explico. No es lo mismo para una persona que vive en zona muy montañosa y debe ir a trabajar en coche, pagar por un peaje con túneles para evitar todas las curvas y horas de conducir, que para una persona que se desplaza por autopista y paga peaje por comodidad o porque se ha dormido (se duerme de forma habitual) y necesita llegar antes que si lo hiciera sin pagar peaje.

 

Pedir comida a domicilio

Pedir comida a domicilio es cada vez más común con todas las plataformas disponibles. Recuerdo cuando era pequeño que lo único que te traían a casa era pizza. Ahora con Just Eat o Glovo, Deliveroo, etc. no hay problema en cuanto a variedad. A todos nos gusta pedir comida y que la traigan a casa, es muy cómodo. Pero es cierto que esto supone un problema cuando nos acomodamos y pedimos comida por la pereza que da cocinar en determinados momentos. Una forma de no gastar mucho en esto es ponerse límites. Planificar pedir comida sólo X fines de semana al mes. Realmente el número de veces es irrelevante porque cada persona tiene una realidad distinta. Lo importante es ser consciente del gasto que supone.

Servicios de pago

Este es otro gasto bastante «nuevo». En esta categoría entrarían Amazon Prime, Netflix, HBO, etc.
En este caso no es que esté mal tener cualquiera de estos servicios, el problema es tener varios que ofrecen lo mismo o muy similar. ¿Es realmente necesario tener HBO cuando ya tienes Netflix, sólo porque hay alguna serie diferente?
Una opción para ahorrar en este tipo de gasto es compartir cuenta familiar.

También podrían entrar en esta categoría los servicios como el mantenimiento de la caldera del gas por 2€ al mes o el seguro de tu móvil nuevo por 3€ al mes.
Si ya tienes un seguro en casa… ¿Es necesario que te cobren 2€ al mes por el mantenimiento de la caldera? Y lo mismo con el móvil, aunque imagino que depende del tipo de móvil que sea.

Comer en bares o restaurantes

A muchos nos faltan horas al día. Salimos de casa temprano y volvemos a casa tarde. Muchos tenemos una hora para comer y ciertamente es muy cómodo ir a un bar o restaurante a comer entre semana. Pero aquí se va mucho dinero y es importante no abusar. Una manera de ahorrar es prepararse la comida el día de antes o durante el fin de semana.

Alcohol / tabaco / otros vicios

En mi opinión este es el peor de los gastos hormiga. En general los gastos que hemos visto antes nos ahorran tiempo, nos brindan comodidad o simplemente nos entretienen. En el caso de fumar, beber alcohol u otro tipo de sustancias no es sólo que sea MUY CARO. Es que nos consumen salud… Y te diré una cosa. Este es un blog de ahorro e inversión. ¿Qué sentido tiene guardar un poco de dinero para verlo multiplicado el día de mañana si cuando llega la hora de disfrutar no estás bien para hacerlo? En este caso, lo mejor es dejar este tipo de vicios. No aportan nada y te perjudican a largo plazo.

En caso de intentar dejarlo y ver que no puedes, quizás sea buena idea contactar con un especialista. Este es un tema serio que va más allá del dinero.

gatos-hormiga-peligrosos

Un día te propones analizar tus gastos

Quizás te encuentres en la situación de que te cuesta llegar a fin de mes. Un día decides pensar en qué estás gastando el dinero, pues no vives con grandes lujos ni mucho menos y por lo tanto, debería sobrarte algo a final de mes.

Haces un repaso de un día cualquiera entre semana y aparentemente todo es normal.

Un día entre semana:

  • Conducir hacia el trabajo. Mejor voy por peaje, que si no hay mucha curva y tránsito.
  • Antes de entrar a trabajar, parada para desayunar.
  • A media mañana, café con los compañeros.
  • Hora de comer, voy al bar, que hacen menú barato y de calidad.
  • Fin de jornada laboral, vuelvo a casa. Otra vez el tránsito… Iré por peaje, que sólo son 2€.
  • Qué buena tarde hace, voy a echar unas cervezas con los amigos.
  • ¡Qué tarde se ha hecho! Voy a pedir comida a domicilio, ahora da mucha pereza cocinar para la cena.

El fin de semana:

  • Voy a la tienda, a ver si me compro aquel libro/juego/pantalón, que estaba por sólo 15€.
  • Pues ya que estamos por el centro comercial, nos tomamos un helado, que aquí están buenísimos.
  • Hombre… es que ya que estamos aquí y es hora de comer… podemos ir al sitio ese de tapas/pintxos tan bueno, que es bastante barato.
  • ¡Qué bien! Tarde de peli y sofá en casa, sin gastar. A ver qué veo en Netflix… Mmm.. vaya, nada interesante, suerte que también tengo HBO y Amazon Prime Vídeo.
  • Esta semana ha sido muy dura, me merezco comer bien de tanto en tanto. Voy a ver qué veo en Just Eat.

Echas un vistazo a la lista.. y oye, tampoco es que parece uqe pueda reducirse mucho lo que pagas.

Quizás la lista anterior te parezca muy normal, pero está llena de gastos. Si te estás preguntando cuáles de estos gastos son gastos hormiga… No te preocupes, no siempre es fácil de verlo. Veamos un ejemplo práctico.

Ejemplo práctico: Los gastos hormiga

En este ejemplo, vamos a recuperar la lista realizada anteriormente y vamos a ir sumando los gastos «ocultos» que hay en ella.

Un día entre semana:

  • Conducir hacia el trabajo. Mejor voy por peaje, que si no hay mucha curva y tránsito.
    • El peaje cuesta 2€.
    • El gasto semanal es de 10€ y el mensual 40€.
  • Antes de entrar a trabajar, parada para desayunar.
    • Café con leche + cruasán: 3€
    • El gasto semanal es de 15€ y el mensual 60€
  • A media mañana, café con los compañeros.
    • Café de máquina en la empresa: 0,5€
    • El gasto semanal es de 2,5€ y el mensual 10€
  • Hora de comer, voy al bar, que hacen menú barato y de calidad.
    • Pongamos que el menú sale a 8€ (en grandes ciudades es impensable, pero bueno…)
    • El gasto semanal es de 40€ y el mensual 160€
  • Fin de jornada laboral, vuelvo a casa. Otra vez el tránsito… Iré por peaje, que sólo son 2€.
    • Mismo peaje que el de ida: 2€
    • El gasto semanal es de 10€ y el mensual 40€.
  • Qué buena tarde hace, voy a echar unas cervezas con los amigos.
    • Pongamos que gastas poco y sales sólo 3 días entre semana: 5€ por salida.
    • El gasto semanal es de 15€ y el mensual de 60€
  • ¡Qué tarde se ha hecho! Voy a pedir comida a domicilio, ahora da mucha pereza cocinar para la cena.
    • Pongamos que sólo pides comida a domicilio una vez a la semana de lunes a viernes (para 1 persona): 12€
    • El gasto semanal es de 12€ y el mensual 48€

El fin de semana:

  • Voy a la tienda, a ver si me compro aquel libro/juego/pantalón, que estaba por sólo 15€.
    • Pongamos que compras 2 veces al mes. 30€
  • Pues ya que estamos por el centro comercial, nos tomamos un helado, que aquí están buenísimos.
    • Helado: 3€
    • Una vez a la semana. Semanalmente el gasto es de 3€ y mensualmente de 12€
  • Hombre… es que ya que estamos aquí y es hora de comer… podemos ir al sitio ese de tapas/pintxos tan bueno, que es bastante barato.
    • Unas tapas y vino/sangría: 15€ por persona
    • Pongamos 1 vez por semana. El gasto semanal es de 15€ y el mensual 60€
  • ¡Qué bien! Tarde de peli y sofá en casa, sin gastar. A ver qué veo en Netflix… Mmm.. vaya, nada interesante, suerte que también tengo HBO y Amazon Prime Vídeo.
  • Esta semana ha sido muy dura, me merezco comer bien de tanto en tanto. Voy a ver qué veo en Just Eat.
    • Pongamos que pides a domicilio 1 vez por semana: 15€
    • Gasto semanal es de 15,  y el mensual 60€

Si ponemos todos los gastos de la lista anterior en una tabla para que se visualicen mejor nos queda así la cosa:

#DescripciónCoste semanalCoste mensual
ENTRE SEMANA
1Peaje autopista (ida)10€40€
2Desayuno15€60€
3Café de máquina2,5€10€
4Menú diario en el bar40€160€
5Peaje autopista (vuelta)10€40€
6Cerveza con los amigos15€60€
7Comida a domicilio (por pereza)12€48€
FIN DE SEMANA!
8Compra de libro/juego/pantalón7,5€ (media)30€
9Helado en centro comercial3€12€
10Comer en "sitio ese de tapas/pintxos"15€60€
11Consumo de vídeos: Netflix2€ (media)8€
12Consumo de vídeos: HBO2,25€ (media)9€
13Consumo de vídeos: Amazon Prime Video1€ (media)4€
14Comida a domicilio (porque me lo merezco)15€60€
TOTAL150,25€601€

¡Uff! Mira en lo que se han convertido todos aquellos gastos que considerabas insignificantes.
A la semana son 150€ de gasto y mensualmente 600€!

Vale, antes de seguir, quiero hacer aquí una pausa para aclarar algo. Es probable que la mayoría de personas no incurran en todos estos gastos juntos. Algunos gastarán en peajes y bares mientras que otros lo hagan en comprar ropa y salir con los amigos a tomar algo.

He querido poner un ejemplo con varios tipos de gasto hormiga para que se vea bien claro.

Aquí lo importante es que veas como cualquiera de estos gastos aparentemente inofensivos, pueden comerse una buena parte de tus ingresos a final de mes.

¿Deben eliminarse todos los gastos hormiga?

Bueno, aquí, como en muchos otros casos, la respuesta es «Depende». Y es que cada persona es un mundo y yo creo que, lo más importante (aunque suene muy a tópico) es ser feliz. De nada sirve ahorrarse 40€ al mes en peajes si eso te genera estrés, pérdida de tiempo para realizar otras cosas que te motivan, etc. La felicidad es algo muy subjetivo. Y hay que valorarlo en cada caso individual. Si fuéreamos máquinas sin sentimientos pues sí, la respuesta sería clara, deberíamos reducir TODO tipo de gasto, pero no, no es el caso.

Creo que se debe buscar el equilibrio entre lo que te aporta cada uno de estos gastos y lo que se paga por ellos.

Por ejemplo: A Juan le gusta tomar un café con sus compañeros en la oficina. Al mes le sale por 10€. Pues tiene que valorar si la vale la pena, al final el café es lo que paga, pero lo que obtiene es un rato de desconexión, de sociabilizar e incluso de conocer mejor a sus compañeros. Es en esas conversaciones de café cuando suele organizarse la próxima cena, una excursión en bici o cualquier otra cosa.

Otro ejemplo: Cristina pide comida a domicilio varias veces por semana porque le da mucha pereza cocina por la noche después de venir de tomar algo. Pues… mismo procedimiento, hay que valorar, para unos será más importante que para otros. Una opción es dejarse la cena preparada antes de salir o cocinar el fin de semana. Hay que prestar atención a qué es lo que le motiva a pedir comida a domicilio y si esto es evitable. En este caso… siendo por pereza, yo creo que es un gasto muy evitable.

¡En fin! Espero que te haya gustado el post y que te sea de ayuda.

Gracias por leer!

Inversor de Bolsillo
www.inversordebolsillo.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This