En esta nueva entrada, aunque sé que voy algo tarde, me gustaría hacerte un resumen y balance del año 2020.
Ha sido un año complicado, como bien es sabido por todos, teniendo la COVID19 como elemento más destacable.
Muchísima gente lo ha pasado mal, muy mal durante la pandemia y a mí me gustaría ser algo positivo y explicar qué tal me ha ido a mí, ya que aunque ha sido difícil, también es verdad que se han abierto muchas puertas y aparecido oportunidades. Como en todas las crisis sucede, imagino.

No me extenderé mucho sobre cómo ha acabado el año, ya que hice una entrada sobre el último mes, y tampoco quiero aburrirte con contenido duplicado. De todas maneras, siempre puedes ver mi cartera actualizada en el siguiente enlace: Cartera actualizada a finales de mes.
Pero sí me gustaría hacer un mini resumen de cómo ha sido el balance en general.

Importe invertido este año

Si no recuerdo mal, empecé el año en el que la idea era ahorrar cada mes 334€ para destinarlos a la inversión en acciones, así a los 3 meses, tendría ahorrado para comprar un valor del IBEX35 sin pagar mucho en comisiones. Como sabrás, mi bróker es el bróker Naranja de ING, y el gasto de comisiones para acciones nacionales ronda los 8€ + cánones.

Con el paso de los meses, veía que al hacer alguna guardia en el trabajo, o tener algún ingreso extra o no ordinario, como puede ser el reembolso de fisioterapia con mi mutua, o cualquier otro, me acababa sobrando siempre algo. Así que decidía añadirlo también a los ahorros destinados a inversiones en acciones y por lo tanto estaba ahorrando a principio y final de mes.

A mitad de 2020, me incrementaron el salario, así que empecé a destinar 500€ al ahorro para acciones.

Entre todo esto, he conseguido destinar 8374,57€ este año, lo que equivale a una media de 698€ al mes, motivo por el cual estoy muy contento. 

Así que como te decía, el dinero total destinado a crear mi cartera de dividendos suma un total de 8374,57€ y su valor a final de año es de 8513,83€. No es una gran subida, pero al menos a día de hoy no estoy en negativo, que con la que está cayendo, ya me parece bien. Y aún así, estar en negativo en esta estrategia, tampoco es sinónimo de estar haciéndolo mal si sólo llevas un año (o dos, o tres).

Dividendos cobrados este año

Tal y como se puede deducir, la bola de nieve de los dividendos no se nota apenas. La idea es reinvertir los dividendos cobrados en acciones que estén a buen precio y/o den oportunidades de compra. Pero bueno, este es el primer año y cada año suma.

Tengo que decir que mi primera compra fue en febrero de 2020 (menudo timing pre-pandemia ¿eh?), bueno, impredecible total, no me culpo por ello.

Los primero valores que compré fueron del IBEX35, y el primer dividendo lo cobré en junio, así que te muestro una tabla con los dividendos cobrados desde junio.

*Soy consciente de que si estás viendo esta entrada en versión móvil los meses del gráfico los ves solapados, pero debido a que se intuye bien y prefiero que no tengas que hacer scroll lateral, lo muestro así. Pero si quieres ver la tabla sin que se solapen los meses, puedes verla AQUÍ.

El total de dividendos cobrados durante todo el año ha sido de 242,97€ netos, lo que supone una media de 20,25€. Puede parecerte poco, y para qué engañarnos, no es ninguna fortuna. Pero sí es verdad que a finales de este 2021, esta cantidad debería ser más del doble al mes, debido a que continuaré invirtiendo y reinvirtiendo los dividendos cobrados. Te sigue pareciendo poco, ¿no? Bueno, esto es una carrera de fondo, no de velocidad, en esta estrategia no hay prisas, pero tampoco pausa. Es cuestión de años que la bola de nieve empiece a hacer efecto, pero una vez lo haga y crezca lo suficiente, será imparable.

Logros del 2020

Crear una página web

Crear esta web también es un logro para mí. Hacía tiempo que quería explicar algo de forma anónima, para poder tener la libertad que normalmente no tengo y expresarme y opinar sobre diversos temas relevantes para mí.

Otro de los motivos era para forzarme a mí mismo a aprender. Me he dado cuenta de que es cuando escribo que parece que las cosas se hacen realidad. Es decir, puedo pensarlas, pero no son más que eso, un pensamiento, es como que de alguna forma, al escribir sobre algo, se materializa. En este caso, escribir sobre mis inversiones, métodos de ahorro, cómo ha empezado todo esto y cómo evoluciona, me hace tener consciencia de que esto es real.

Por otra parte, creo que esta web puede ayudar a mucha gente que quiera ahorrar o invertir. Muchas veces me encuentro envuelto en conversaciones en que la gente no sabe por dónde empezar a la hora de ahorrar, que se les hace un mundo, o que no saben cómo controlar sus gastos.
Mira, no te engañaré, no soy ningún experto en inversiones, simplemente sigo un método (desde hace sólo un año) y confío plenamente en que me irá bien, lo que sí puedo afirmar, es que planificar y ahorrar de me da bien. Bueno, al menos puedo afirmar con total seguridad que me funciona.

De alguna manera, ya sea por decisiones tomadas en el pasado o por «vete tú a saber», creo que no he tenido un camino fácil (ya escribiré sobre esto), así que pienso que si yo he podido llegar a tener un buen sueldo, ahorrar e invertir, tú y cualquier persona que conozcas puede hacerlo.

Aprovecho para decir, que en esta web, no sólo escribiré sobre inversiones (aunque siempre está relacionado de alguna manera), escribiré sobre un deporte que aunque desde que estamos en pandemia, tengo un poco abandonado, el trail running.
También me gustaría escribir sobre causas solidarias en las que participo, pues creo que es muy necesario en los tiempos que corren. Y si consigo que tú seas un poco más solidario me daré por satisfecho. Ya sea porque plantas un árbol o porque ayudas a una persona mayor a cruzar una calle, me da igual, la solidaridad nunca está de más.

website-webpage-computer-code

Eliminar todas las deudas

Realmente este logro no pertenece al 2020, sino que pertenece a todo el 2018 y 2019. Como hasta hace muy poco (Septiembre del 2020) no tenía este espacio en el que explicar mis historias, aprovecho ahora para hablar acerca de este tema.

Desde muy joven me ha llamado la atención el hecho de invertir en bolsa, pero por no tener capacidad de ahorro o no saber cómo ahorrar, no fue hasta el 2017 aproximadamente que decidí empezar a aprender.
Lo primero que entendí fue que antes de invertir nada, tenía que eliminar deudas que tenía pendientes, pues no tenía sentido pagar intereses de un 10% y obtener en bolsa una media de 5% (todo esto es lo que yo imaginaba en ese momento, no son datos reales ni mucho menos). Así que revisé mis gastos profundamente y me puse como límite, acabar el 2019 sin deudas, para poder dedicarme a hacer un colchón de emergencia y a invertir al 100%. Todo dinero extra cobrado, ya fuera en guardias o en horas extra, iba destinado a liquidar deuda.

Y por fin, a finales del 2019 alcancé el objetivo, no con poco esfuerzo.
Es curioso, pero independientemente del hecho «matemático» de no deber dinero a nadie, y por lo tanto, lo que implica cobrar tu nómina y tener más porcentaje destinado a lo que tú mismo decidas, una vez consigues no tener deudas, me atrevería a decir que es casi más notorio el factor psicológico. El poder pensar que nadie te está esperando con la mano abierta a que le devuelvas dinero que te ha prestado (ya sea un banco, financiera, familia, etc…). El hecho de pensar que en ese sentido eres un poco más libre y ahora SÍ, lo que ganas, aunque tengas que comer, pagar suministros, etc. es para ti. 

free-debt-eliminar-deudas

Invertir en acciones

A principios de 2020 empecé a invertir en acciones, tal y como estaba previsto. Justo acabé 2019 dejando a 0€ toda deuda que podía tener, así que empecé a ahorrar para hacer aportaciones al bróker y reunir cierta cantidad hasta poder comprar un paquete de acciones. La idea era que la comisión por la compra no superara el 1%.
Como ya sabrás si me has leído, no me fijo mucho en las comisiones últimamente. Si veo que algún valor ha bajado y me gusta, lo compro. Claro que cuando digo que no me fijo tanto en las comisiones, me refiero a que soy más flexible y si tengo que pagar un 2% de comisiones, pues tampoco me complico mucho. Si un valor que me gusta, baja lo suficiente como para ponerse a tiro, lo compro, pues pienso que el potencial de revalorización ya me cubre el porcentaje de comisión.

Después de este rollo, vuelvo a la idea de este apartado, que es que al fin entré en el mundo de las inversiones en acciones. Un mundo totalmente desconocido y a la vez apasionante para mí. Me ha ayudado a descubrir algo muy importante. Algo que ya desde pequeño intuía y ahora de alguna manera, sigue saliendo a la luz. He descubierto que me gusta el largo plazo, es dónde me siento cómodo, me gusta empezar de la nada, con muy poco y hacer crecer algo. De pequeño podía estar horas mirando cualquier cosa que pasara por un proceso e implicara cambio. Por ejemplo, ver a las hormigas trabajar. Pasaba horas frente a hormigueros viendo cómo transportaban comida. Podía tirar un trozo de pan y esperar hasta que lo encontraran, lo desmigajaran y lo metieran en el hormiguero. 

Vamos, que me he dado cuenta de que no me importa esperar para obtener beneficios y que sé que poco a poco pero con esfuerzo, tarde o temprano llegan los logros y se alcanzan objetivos. Esto ha hecho que aunque sólo lleve un año invertido en acciones, empezando de cero, es decir, sin ahorros acumulados anteriormente, me dé cuenta de que me siento genial en la estrategia de vivir de los dividendos. Creo que he pasado la primera prueba de fuego, nada más comprar mi primer valor en febrero de 2020, vino la crisis de la COVID19 y perdí el 30%... No era mucho como te digo, pero para alguien que acaba de entrar, imagino que puede asustar.

Dicho todo lo anterior, puedo afirmar que ha valido mucho la pena este año lleno de miedos, ya que creo que me ha reforzado y he aprendido mucho. No a nivel de conocimientos técnicos de inversión ni nada, no. Pero sí a nivel psicológico. Y creo que tal y como está la cosa… este también será un buen año de aprender «psicológicamente» a base de hostias.

 

grafico-inversion-invest-graph

Dejar mi empresa

Como ya comenté, quería dejar mi empresa, y este es uno de los mayores logros que he conseguido, pues para mí, era muy importante debido al miedo al cambio que sufría. Y bueno, para qué negarlo. que todavía sufro, aunque en menor medida.

Uno de los mayores problemas a los que me he enfrentado este año (por suerte, este ha sido uno de los mayores, podría haber sido mucho peor), ha sido a la ansiedad generada en marzo de 2020 durante el inicio de la pandemia debido al gran revuelo que se produjo en mi ahora «anterior trabajo». Si no lo llegaste a leer, trabajaba para una consultora bastante conocida en España y el cliente para el que he trabajado siempre ha sido un gran banco del IBEX35. Debido a la crisis de marzo del 2020 por la COVID19, estuvimos haciendo teletrabajo, lo que en aquel momento tan preocupante suponía estar disponible las 24 horas del día, de lunes a domingo. Además salieron proyectos muy urgentes a desarrollar (proyectos de ICO, proyectos de moratorias de pagos, etc.)  con unos timings imposibles. Ahora lo pienso y era una locura aceptar todo eso sin plantarme y decir, «hasta aquí hemos llegado, señores», pero imagino que es como todo problema o relación tóxica, que desde fuera se ve todo muy claro.

Todo esto, que está muy resumido me hizo acabar en el hospital, me desperté con temblores y diciendo cosas sin sentido ni entrar en razón, a las 2 horas de haberme ido a dormir, teniendo en cuenta que había trabajado 16h seguidas cada día de la semana. Mi pareja me llevó a urgencias, sin yo recordarlo. Según me cuenta, yo insistía en volver al trabajo, porque estaba en un proyecto que debía entregarse aquel mismo domingo. Sea como sea.. me dieron la baja y  al salir del hospital, algo desorientado pero ya consciente.. me daba pánico entrar en mi despacho de casa y ver el portátil del trabajo. 

Con los meses empecé a buscar por LinkedIn ofertas de trabajo, sin importar salario, lugar de trabajo, etc. Mi prioridad era dejar mi empresa. Finalmente al ver que iba pasando entrevistas en fases de varias empresas, fui seleccionando aquellas que me llamaban la atención y el sector me parecía atractivo. Finalmente tras varios meses de búsqueda, conseguí un empleo. No sé si en este nuevo empleo me irá bien o mal, lo que sí sé, es que estoy contento de haber dejado mi anterior empresa. De haber dado ese paso que tanto miedo me daba, porque sé que los trabajos y/o las empresas en las que se trabaja son temporales, pero lo que se aprende, ya sea enfrentarse al miedo o entrenar cualquier habilidad (como el hacer entrevistas y tratar con la gente), es para siempre.

dejar-empreasa-burnout-trabajo-despido

Despedida

Espero que te haya parecido interesante esta entrada con mi resumen y balance del 2020. Cualquier aportación es bienvenida, y si tienes cualquier duda, puedes dejarme un comentario sin ningún problema, que te responderé tan pronto como me sea posible.

¡FELIZ AÑO 2021!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This